Domingo, 16 Julio 2017 15:47

Aclarando conceptos

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

A la hora de documentarse sobre conceptos relacionados con las colisiones y la seguridad de los ocupantes debemos intentar documentarnos acudiendo a fuentes fiables. En esta página se reproducirán textos y explicaciones que difunden conceptos erróneos.


«Ante un frenazo brusco o impacto los pasajeros sufren una aceleración de su cuerpo que tendrá que ser retenida por un sistema de seguridad». [Visto en Internet]

Los pasajeros no sufren ninguna aceleración cuando un coche frena o colisiona. Simplemente tienden a moverse con la velocidad que llevaban en los instantes previos al frenazo o colisión. Así nos los explica la primera Ley de Newton que dice que todo cuerpo mantiene su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo mientras no actúen fuerzas externas sobre él. Las interacciones con los sistemas de retención o el habitáculo son ejemplo de fuerzas externas aplicadas sobre los pasajeros.

«Los Newtons de fuerza que se producen en el breve espacio de tiempo que existe entre la aceleración brusca y la retención brusca son ineludibles y se calcula a grosso modo multiplicando el Peso del cuerpo por la Velocidad que llevaba el vehículo antes de impactar. De manera que 2 Kg de peso a 50 Kms/h en un impacto frontal seco se convertirían en (2×50=100 Newtons de fuerza)». [Visto en Internet]

La segunda Ley de Newton establece la igualdad entre la fuerza aplicada a un cuerpo y el cambio temporal de la cantidad de movimiento que experimenta el cuerpo. La forma más conocida de expresar esta Ley es F = m x a, es decir, relacionando fuerza aplicada con aceleración experimentada por un cuerpo cuya masa m permanece constante. Por tanto, para calcular fuerzas generadas durante un frenazo o una colisión es indispensable tener información sobre el perfil de aceleraciones experimentado (también conocido como pulso) o, en su defecto, sobre el espacio recorrido durante el frenazo o impacto.

Para que un cuerpo de 2 kg experimente 100 newtons de fuerza en una frenada uniforme necesitaría someterse a una deceleración media de 50 m/s^2, es decir, algo más de 5g (cinco veces la aceleración de la gravedad), cifra a la que se aproxima un Fórmula 1 en sus picos de frenado.

«Cuando nos montamos en un coche y se pone en movimiento, digamos que nos cargamos de energía potencial». [En YouTube]

No es energía potencial. Es energía cinética.

La energía potencial se refiere a la energía “almacenada” en un sistema en función de su posición, respecto a una posición de referencia. Por ejemplo, una pelota lanzada al aire gana energía potencial según gana altura; y un sistema compuesto por un bloque conectado a un resorte gana energía potencial según se comprime el resorte.

Por su parte, la energía cinética va asociada a la velocidad. Cuando se realiza un trabajo sobre un cuerpo, el resultado neto es un incremento en el valor de la expresión (1/2 x m x v^2). La magnitud de ese cambio es precisamente la variación de la energía cinética del cuerpo.

«En el momento en el que yo salgo despedida [en una colisión] peso muchísimo más de lo que peso cuando me subo a la báscula». [En YouTube]

El peso de un cuerpo viene dado por el producto m x g, siendo m la masa del cuerpo y g el valor de la aceleracíon de la gravedad. En una colisión no cambian ni la masa ni la gravedad, por lo que no cambia el peso de ninguno de sus ocupantes.

Visto 239 veces Modificado por última vez en Lunes, 23 Octubre 2017 11:28
Más en esta categoría: « ¿Qué es AESVI? Contacto »

Compartir